No matarás
Mila (Milena Smit) tatuando a Dani (Mario Casas) en 'No matarás' / Filmax
Cine

‘No matarás’: Mario Casas y el papel de su vida

Ha tenido que llegar 2020, el año más raro que recordaremos, para que Mario Casas nos sorprenda con el papel de su vida. Vi esta película casi por obligación; con una cartelera muy escasa y poca variedad donde escoger, pensé que No matarás sería la mejor opción. Bendito momento en el que tuve mono de ir a una sala de cine y decidí comprar las entradas.

David Victori dirige un thriller en el que todo lo que pueda torcerse, se torcerá. Dani (Mario Casas) es un joven tímido, reservado y sumiso -lo que viene siendo un panoli de toda la vida- que ha dedicado los últimos años de su vida a cuidar de su padre, quien fallece por una enfermedad terminal. Cuando decide dar el paso y tomar las riendas de su vida, se topa con Mila (Milena Smit), una femme fatale que le llevará a tomar desde pequeños riesgos hasta las peores decisiones de su vida.

Victori muestra la locura y el frenesí -que recuerdan a la filmografía de Gaspar Noé- con una cámara que no se despega del protagonista: la introducción del chico amable, su evolución física y su cara de incredulidad ante todo lo que le está ocurriendo, junto a persecuciones que ponen los pelos de punta. Casualidad tras casualidad, el personaje llega a una escena final en la que Casas remata su actuación con una mirada fija a cámara para que nosotros decidamos cómo terminar esta historia.

Además, este filme ha servido para dar a conocer a Milena Smit, que ha pasado del anonimato a ser candidata a los Goya. Smit ha atrapado la atención de todos -incluido Pedro Almodóvar- con la ida de cabeza y la sensualidad de su personaje, el mejor ingrediente para torcer la tranquila vida de un joven ejemplar.

No matarás es la definición más estrepitosa del «yo no iba a salir pero me liaron».

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.