Love of Lesbian
Santi Balmes, cantante de Love of Lesbian, se deja llevar por la música / Óscar Gil
Música

Love of Lesbian, vuelta por todo lo alto a la capital

Madrid tenía ganas de Love of Lesbian. Cuatro noches le esperan al grupo catalán dentro del ciclo Noches del Botánico, cuatro conciertos con el cartel de sold out colgado desde hace semanas. El pasado viernes dio inicio esta cita cuádruple en la que el grupo presenta su último álbum, V.E.H.N. (Viaje épico hacia la nada), con el que abrieron y cerraron el concierto.

«Cuando todo empieza a funcionar de verdad es cuando venimos a Madrid a comenzar la gira», contó Santi Balmes, cantante del grupo, quien se quedó con los asistentes al dar un falso paso a Enrique Bunbury para cantar El sur. «Somos Love of Lesbian, podemos hacer estas bromas», rio el guitarrista Julián Saldarriaga. La escenografía iba dando pistas a los fans sobre la setlist del show, como el contador que paraba en 1999 para anunciar el sencillo. «Nuestro objetivo es que en este concierto hagamos una burbuja y olvidéis lo de ahí fuera, que mañana se os note en la voz que habéis estado en un concierto de Love of Lesbian», gritó Balmes.

El público no diferenciaba entre los temas más clásicos y los nuevos, cantaban todos de principio a fin, aguantando las ganas de ponerse en pie y bailar. «Esta canción es la que quizás va a costar más hacer caso a las restricciones», bromeó Balmes para presentar I.M.T. (Incapacidad Moral Transitoria), «vais a notar unas punzadas en el culo». Por suerte, la noche fue bien, pero el espectáculo estuvo a punto de cancelarse. Saldarriaga contó que el líder de la banda sufrió tan solo 36 horas un cólico nefrítico, pero hicieron todo lo posible para que el concierto saliera adelante. Balmes agradeció toda la ayuda que recibió para mejorar su salud y terminó con un mensaje para todo el público: «Este viaje épico hacia la nada es para dar un paso adelante, estamos aquí viendo la luz y vamos a seguir aunque sea por todos los que este año nos han dejado».

Fotógrafo: Óscar Gil.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.