Sen Senra
Sen Senra llena el WiZink Center / Deivi Ruiz
Música

Sen Senra se abre ante un WiZink Center

Una cosa que me llama mucho la atención cuando veo que un artista va a «hacer un WiZink» es el formato que acogerá el recinto. Según la ocasión, puede estar disponible solo la pista o ir sumando zonas de la grada y aumentar así la cifra de entradas. En el caso de Sen Senra, cuestioné desde el primer minuto que fuese a llenar el antiguo Palacio de los Deportes de Madrid con el aforo al máximo. Aunque el gallego está en auge dentro de la industria musical, y todavía le queda mucho por explotar, es muy ambicioso llenar el WiZink Center. Por eso, no me sorprendió al entrar que solo estaba abierta la zona de pista.

El estilo de Sen Senra es tan íntimo que es raro verlo en un lugar tan grande. Su música es algo personal que decide compartir con el mundo que hay fuera de su habitación, pero mantiene su zona de timidez con la que se queda solo en el centro del escenario y toda la banda recogida en los laterales. De hecho, apenas se dirigió al público de forma directa, pues apenas habló un par de veces durante todo el show. Su álbum Sensaciones y su EP Corazón cromado fueron las grandes protagonistas de la noche junto a una escenografía que mezclaba luces minimalistas con la oscuridad. Se echó en falta Qué facilidad, la colaboración con C. Tangana, uno de los temas más escuchados de su último disco sin haber sido single.

El artista recompensó adelantando una «primicia», el que sería uno de sus sencillos más recientes: Hagan 40º. Después de ver la calidad de Sen Senra en directo al abrir su habitación propia, parece que su «gran noche» en el WiZink todavía está por llegar, pues le quedan muchas más entradas por vender.

Sen Senra - WiZink Center

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.