Violeta Mangriñán
Violeta Mangriñán en una terraza de Madrid / Deivi Ruiz
Televisión

Violeta Mangriñán: «Prefiero ver ‘Sexo en Nueva York’ que ‘Secret Story'»

Violeta Mangriñán no quiere ver Secret Story. «No estoy teniendo el placer de verlo», cuenta con indiferencia. La valenciana confiesa que prefiere volver a ver Sexo en Nueva York: «Han empezado a echarla en HBO y me he vuelto a enganchar, entonces entre ver a Julen o ver Sexo en Nueva York… tú sabes», dice entre risas. De lo poco que está escuchando y leyendo sobre el reality show, solo quiere desearle a su expareja Julen de la Guerra que «le vaya muy bien y sea superfeliz».

El concursante y Sandra Pica protagonizaron la primera escena caliente del programa esta semana. Desde que entraron a la casa, hubo un acercamiento por parte de ambos, retazos de una posible relación que hubo previa al inicio del reality. «Me enteré este verano de que estaban teniendo como una especie de rollete o montaje, es que estoy muy out de esas movidas», informa la exsuperviviente.

Malas y buenas noticias

Estos últimos días están siendo complicados para Violeta. Al acoso que sufre cada vez que pone la ubicación en sus redes sociales -por parte de una o más personas-, se une los problemas de salud de su perrita Canela, a quien tuvo que llevar al veterinario de emergencia después de ver que estaba «pachucha» y vomitar dos veces en menos de 24 horas. «Cuando pongo la ubicación, llaman diciendo que me ponga porque es alguna amiga mía, pero lógicamente no cojo porque sé que no son ellas, no sé quién me acosa», detalla la influencer sobre estas misteriosas llamadas, «no sé si es chica o chico, pero vivir con miedo no sirve de nada».

Pero no todo son malas noticias, pues Violeta ya ha puesto en marcha el proceso para mudarse con su novio Fabio Colloricchio. Hoy mismo ha firmado el contrato para comenzar la construcción de su casa en Valencia, como ha mostrado en su Instagram. Comienza la cuenta atrás para que se muden juntos a la casa de sus sueños.

Deivi Ruiz
Periodista y refachero.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.